Habitación “ciudad”

Y el viento

Que se empecina

En entrar en una habitación

Quieta por la impavidez de aquello

Que no deja de moverse ni en su quietud.

 

Y el agua

Que se arremanga

Para escaparse del ruido

Uno terco como toro que entre toreros

Arremete a cualquiera cuando el enemigo brilla de maldad.

 

Y la montaña

Que se envenena

De una bronca suprema

Que parece quieta como habitación

Por no saber cantar todo aquel dolor con final.

 

La naturaleza

Que se concentra en el hombre

Que se calma y atormenta en su habitación

Puede darle un color a este canto nacido de todos

De aquellos que no supieron atravesar al ruidoso torero.

 

Madre de mate

Padre de te con vino

El parido entre paredes

Dice que es su hijo sin legado

Y con toda la voluntad que lo mueve

Presiente el calor heredado y el pecho ya hierve.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s