El precio de la noche

Borracheras de lunes
Los dolores del placer
El color del sol
El pico más alto
Tu montaña favorita
La orilla con tus huellas
El mes en que las horas
De luz fueron pocas y cortas
El fernet más caro del barrio
La quietud y esta muerte
El precio de la noche

El naufragio en el tiempo
La reflexión de los años
Los planes incumplidos
La sorpresa de la vida
El escombro en mi hogar
El fuego quemando poemas
El jarabe de la resaca
La jaqueca del después
Los autos con sus luces que oscurecen
El precio de la noche más oscura

Los que buscan ser
Los que se quedan estando
Las contemplaciones del sueño
Los misterios del despertar
La madera con sus cuerdas
Su lenguaje claro y enigmático
Las voces de los de siempre
La locura: cálida compañía
La palabra que no alcanza
Y la palabra que llega y costea
El precio de esta iluminada noche.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Si el cielo…

Si el cielo se cayera

quienes se reunirían

no a levantar un nuevo hogar

para el desamparado lucero

sino a inventar un nuevo dios

que lo haga por ellos

y así darle a la luz su dirección

recrear el origen en su ficción

si el cielo se cayera

seria mirar a quien trajo

al nuevo dios

quien compro la fe

invento la lucidez

de lo novedoso

siniestra desventura

verme viejo

aplastado por cadenas viejas.

 

Me levanto y a seguir andando

con los pies apestando a mierda

que la corriente haga lo que quiera

yo haré mi parte de lo que quiero

adiós egoísmo, te dejo con tus guardianes

con los destinadores, los falsos jefes,

la hipocresía del orden

y la fantasía de tu plástico

caserón hecho de cuerpos de niños

las vísceras serán quienes den testimonio

de tus continuas traiciones,

me lamento por tantas cosas

menos por tu sangre,

no la veré correr

pero no la santificaré

ni me arrodillare

amarillo de envidia

me ves aun andando

por tu ciudad

tu asfalto

mi barro de abajo

nuestra calle

allí donde crecí

y donde hoy

me vuelvo a levantar.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Continuar

La dulzura que le dió
el sol de la mañana
por la noche expiró
dando agua de luna.

La niebla de la sierra
suspira entera de rigor
por la siesta patea
el trapo hecho de ardor.

Descalzos arrastro los pies
le pego una pitada certera
se prende apenas una llamita
humito que contornea la espera.

Los bordes de tu cuerpo
silencia la eternidad
nada se repite sin cansancio
solo queda alguna lucidez.

La cima es el ingenio
del que recubre su vanidad
entre los restos traicionados,
y mi verdad: es que
solo queda continuar amando

3 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Paisaje eléctrico (Parte II)

En las paredes hay figuras que continúan en movimiento.

Los caminos sin gente alargándolos, son líneas abstractas en el mapa de este o cualquier otro mundo.

Un sorbo de algún scotch en una noche con mucha niebla. Scotch que creo se lo robé a mi viejo, que a su vez le regaló alguien en una especie de ataque o de ingenuo agradecimiento.

Veo cabezas inclinándose ante lo obligado, y otras chocándose para que termine de parir una idea prefijada, para dar una lucha febril pero ineficaz.

Si las emociones te asaltan como una fugaz inspiración, déjalas que te absorban, tal vez te guste la vuelta.

Las colillas de los puchos, eso que te frena, están todas amontonadas; adquieren formas inexactas, hasta humanizarse y te sorprenden en tu putrefacción mental.

Situación: tu pulmón contraído y pudriéndose, y a vos ni te importa.

Las escenas se repiten sin hablar, sin sonido alguno, en dos colores pasteles, tediosos, intimidantes, asesinos.

De un momento a otro anterior. Se corta la magia, se percibe lo que no vendrá y ya nada te sorprende.

Ya no dejas que nada te sorprenda, ni tus palabras y su estaticidad, su anestesiada voluntad. Ni tus labios que se contornean en ellas, dándoles la muerte como espejo.

Aquellos colores pasteles, aquella canción “Blue in green”, quien sabe que se despertará cuando finalice la verdad sin ser dicha.

La verdad, nunca es una, tampoco son tantas, te insensibilizan y pierdes registro del humo original. Todas duelen, porque, tuya o de otro ser, todas conducen como la electricidad, como el amor, como escribir, como componer una canción.

Situación: la lluvia cae aunque el sol esté saliendo, sucede, sorprende.

Te devuelven con una tediosa paz, sales corriendo, huyendo hacia el lugar inseguro, a pelearte con la orilla del mar.

Cuando en el medio del mar te preguntas que haces ahí, te cuestionas tu propia mierda, la dejas salir, y tu olor te lleva al fuego inicial.

Te caes, diagramas como levantarte, tienes sexo con cuerpos calientes, cabezas vaciadas por uno mismo, bocas en silencio, nada para ver, risas falseadas o tal vez dibujadas con tus falsas alegrías.

Situación: miras desprejuiciado, te gusta lo visto y lo sentido.

Te levantas y otra vez a correr hacia el mar, desnudar el nervio, tirarse piedras en la fuente sin agua, en el mar eléctrico de estar. De estar en movimiento.

2 comentarios

Archivado bajo Musicas

Calidez de invierno

Llegas en invierno
para anunciarme su fin.
Para calmarme
por la flor que nacerá,
de entre tus ojos
brillo de gotas
del cielo
que presagia
la calidez de tu piel.

La sonrisa fin de invierno,
principio de fuego
dormido entre lluvias
de un septiembre,
irreversible sudor frío
si entre tus brazos
descubro la paz
venida de los dos,
y ya estoy en tu piel.

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

Sepa bien…

Perdón por no negociarme,

por mirar a los ojos,

por abrazar sincero

y no llevar en las manos

alguno de tus puñales.

 

Perdón por ser, a sus ojos, pobre de bolsillo,

y no de pensamiento

mucho menos de sentimiento,

por ser tan simple

y porque no miento.

 

Perdón por querer ser feliz

junto a ellos, junto a ellas,

junto a todos,

y a alguna en especial también,

¿porque no?

 

Perdón por los trapos,

los gritos, la esencia,

las risas y algun exceso,

la guitarreada

y la transparencia.

 

Perdón por preocuparme

por sus olores, nos quiero así,

extensos e intensos

y no de otro modo,

sino para qué ocuparme.

 

Perdón por estar aquí,

y observar como no mira,

sino que relata

la vida ajena

comiendo maní.

 

Vaya viendo de no calentar

el agua para su costosa ducha,

sera que es suya la ignorancia

y suya además esa fragancia rancia,

se está poniendo rojo

y para eso mas vale el agua fría

por si no entendía

sepa bien que esto es ironía,

por que luego de este embudo

sepa bien que lo trato de pelotudo.

3 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Pregunta mil

Equilibrarse
no es mas que domesticarse,
inflarse de más,
atenerse a las reglas
ortográficas,
al estilo del poeta dominante,
aburrirse todos con lo mismo
burlarse de lo burlado
por tus ancestros,
es jactarse
de una libertad
inexistente.
Es comprar dolares,
es ahorrarse los dolores
como si no fueran a volver
es creer, reventar y no creer,
es no creer, reventar y creer.
Es el tire y no afloje
porque estamos con otro miedo,
es el condenarse
a las leyes morales
del que pone el cartel mas grande,
del que la tiene mas chica
del que ostenta
el temor ajeno
hacia lo propio,
es morirse.
Equilibrarse
es morirse,
es contaminante,
es el animal
que le ha sacado
la correa al hombre,
el animal se suicida
atandose al arbol,
destinado a una pequeñez
digna de velador
o balcon,
a fotografia venerada,
a traición oculta,
a perro que ahora gatea,
que se mea en sus patas,
para no manchar a lo que esta atado,
atado a un arbol negro.
Un amor estaqueado
en la lengua,
estaquearon
el toro por engendrar
cuervos en el vientre
de una vaca triste.
Hombre y su matricidio
ha construido otro bloque
para encerrar animales
con sus mascotas-hombres,
y viceversa.
Es preguntarse
sobre el ser,
es la tibieza,
es lo gris,
es extremar
la parsimonia
del odio,
es repugnante
ese preguntarse
sobre donde estar.
Es conveniente,
equilibrarse
es conveniente
para no tener
que andar resucitandose
es sobrevivirse
es morir de una,
es dormirse en almohadas
de piedras flojas,
es despertar
en la incertidumbre
y convencerse
de que la pregunta mil
es la primera pregunta,
¿donde estamos?
Arrojemos preguntas
al mar de la sabiduría
y te contestara
la misma nada.
Equilibrarse
es morir de una a una
las pasiones,
es matarse
contra si mismo.
Y hoy
la locura es simplemente
poder ver,
equilibrarse
en definitiva,
es no luchar.

4 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

En parte

Tus arcas llenas
del oro, que en eterno,
ansiaste.

Tus ancas narradoras,
de los herederos
de tus ansias.

Tus lavas sosegadas
por la rutina nacida
de la opresión.

Tus deseos relegados
a dolor de lo incumplido
en horas de la muerte.

Mis palabras
encuentran el sinsentido
en esta hoja,
que es mapa
de la lejanía
en la que nos olvidamos.

2 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

A Paco desde 2012

1.
Presiono al tiempo
retuerzo al recuerdo
en el agua.

Increpo al cuerpo
remedo las botas
en la arena.

2.
Nada de lo que digas
será inocente.
Todo lo que hagas
será con un aire
a traición
incluso la señal de la cruz.

3.
Puto milico
puta seas picana
puto el que esconde
puto el que lee
y se reconoce
en aquellos versos
de la parte uno
puto traidor
puta tu sangre
puto el que los banca
puto el que se escucha
en esa voz
de general depuesto.

4.
La atrocidad en esas carnes
recuerdote Paco
padre mío en la distancia
padre doliente
en mi sangre
te recuerdo
en mi voz
te revivo
y no soy nadie
pero soy alguien
que te quiere
y te piensa
aún hoy,
de hace tanto
estas descarnado
pero entre los que luchan
estas almado.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Un vuelco al mundo

El patio de mi casa
es el centro
donde resucitan
todos los misterios,
donde el mundo
cada año
da un vuelco.

De trasfondo
risas y llantos,
luminosidad perpetuada,
la furia del sol,
suavidad luminosa,
menjunje casero
y el vuelco del mundo.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría